fbpx

¿Cómo preparar tu negocio para los siguientes 6 meses?

Conoce las acciones que puedes tomar para prepararte ante la situación económica y prosperar en medio del caos.

Comparte este blog

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Llevamos escuchando más de un año sobre una posible recesión, pero con la llegada del COVID-19, esta recesión se aceleró mucho más rápido de lo que los expertos pronosticaban y, tomadas por sorpresa, las pequeñas y medianas empresas pueden ser de las más afectadas. Pero, tomando algunas acciones, no solamente pueden “sobrevivir” a esta recesión, incluso algunas podrían acelerar su crecimiento y prosperar en medio del caos.

El motivo de este artículo es que puedas tomar una o varias acciones, que ayuden a tu negocio a prosperar durante esta coyuntura y salir bien parado de ella.

Cuida y maneja tu flujo de caja obsesivamente.

Todos hemos escuchado la frase “Cash is King” ¿cierto?, la realidad es que, cuando las cosas en la economía van muy bien, no es tan importante la acumulación de caja, en épocas de bonanza, lo importante es invertir y hacerlo de la manera correcta. En una recesión como la que estamos viviendo ahora, la frase en realidad debería ser: “Cash (flow) is King”. El cómo manejes tu flujo de caja, será determinante para el resultado de tu compañía.

Más empresas fracasan por falta de flujo de caja que por falta de utilidades. ¿Por qué pasa esto? Aquí dos razones principales:

  • Algunos emprendedores o empresarios muchas veces no son realistas al predecir su flujo de caja. Algunos tienden a sobreestimar sus ingresos proyectados y/o a subestimar sus gastos.
  • Generalmente no anticipan una escasez de efectivo y se quedan sin flujo, lo que les obliga a suspender operaciones, a pesar de que tienen clientes activos.

Agilidad y eficiencia

Ser ágil regularmente va de la mano con ser eficiente, pero para ser más específico, la agilidad en la toma de decisiones y en tu capacidad de moverte más rápido que los demás, puede determinar el éxito o fracaso de tu negocio.

Esta agilidad muchas veces se ve interrumpida por las grandes capas de grasa que vamos incorporando a la compañía, a los procesos y a la toma de decisiones. Sin darnos cuenta, cuando las cosas van bien, tendemos a inflar la contratación sin una justificación muy estricta, intentamos crear más procesos de los necesarios y en muchas ocasiones concentramos la toma de decisiones en muy pocas personas dentro de una organización. Estas tres acciones son de las más perjudiciales para tu empresa.

  • Si bien, la gente y los equipos de trabajo son los que realmente hacen que una compañía prospere, sobre contratar, en cambio, hace que tu empresa sea mucho menos eficiente por persona. Cuando pasamos por una recesión y tus ventas se ven afectadas, regularmente es cuando se empieza a notar esta capa de ineficiencia en tu operación y lamentablemente es cuando empiezan los recortes de personal.
  • Lo importante de los procesos de una compañía vienen de la calidad de estos, no de la cantidad. Evita procesos que hagan de tu operación un nudo interminable de documentos o bien de acciones que debe tomar una persona para hacer su trabajo.
  • Intenta de dentro de lo posible, que la mayor cantidad de gente en tu organización tome decisiones. Entre más gente tomé decisiones, por más pequeñas que estas sean, se tomarán muchas decisiones todos los días, y entre más decisiones se tomen todos los días, se avanza más cada día.

Cuida tus inversiones y recorta tus gastos

Invierte y gasta en lo necesario. Algunas veces confundimos “invertir” con “gastar” y esa diferencia suele ser muy importante en la toma de decisiones. Si bien en una recesión, lo primero es recortar gasto, hay que diferenciar muy bien en lo que se define como gasto. Por ejemplo, si tu área comercial es primordial para continuar agresivamente con los ingresos y seguimiento a tus clientes, sería mejor ir a recortar cualquier otra cosa, realmente gastos que no son necesarios en el corto plazo.

Intenta, dentro de lo posible, enfocar tu cuidado en la gente, en tus equipos, antes que en cualquier otra cosa. Generalmente hay mucha tela de donde cortar cuando hablamos de gasto y seguramente tienes muchos “nice to have” de los que puedes prescindir. Ahora bien, si después de estos meses te has dado cuenta de que la eficiencia por persona en tu compañía no es la mejor y necesitas hacer un recorte, lamentablemente lo tendrás que hacer, pero recuerda, esto no fue un problema que te trajo la crisis, la ineficiencia estaba ahí desde antes.

Invierte en el equipo correcto

Complementando un poco el punto anterior, no hay mejor inversión que en un buen equipo de trabajo, sea cual sea tu vertical o industria. En estos momentos, lo que más necesitas como líder, es a la mejor gente a tu lado, con ellas y ellos vas a poder salir de esto mucho mejor que solo. Invítalos a tomar decisiones contigo, comparte la información y, sobre todo, no guardes información importante solo para ti, compártela y así podrás ver quiénes son los guerreros que necesitas para esta batalla.

No dejes de invertir en Marketing

Este punto es un poco contra intuitivo, pero déjame darte un poco más de detalle. Muchas veces, cuando ocurre una recesión, muchas empresas, temerosas de la disminución en sus ingresos, comienzan a recortar en varias áreas, incluido el gasto en marketing y publicidad.

Si bien, el recorte en el gasto es importante, hacerlo en marketing y publicidad puede resultar un poco contraproducente. Recuerda que todos estamos pasando por esta recesión, también tu competencia, por lo que invertir de la manera correcta en marketing, no solo te ayudará a mantener ese market share o el share of mind en tus clientes, también es muy eficiente en costo, ya que cuando todos recortan su gasto en marketing, hay mucha más oferta que demanda y eso hace que los precios de pauta disminuyan y tu retorno sobre la inversión sea mayor.

Sé más eficiente con tus inventarios

Una de las tareas más complejas que he visto en muchas empresas, es el manejo correcto y eficiente de sus inventarios. No estás solo, muchísimas empresas tienen este problema, pero entre menos eficiente, el problema es exponencialmente mayor.

Cuando una recesión llega, tus inventarios y el manejo correcto de ellos puede ser muy benéfico para tus ingresos y tu cash-flow. El costo de no tener la mercancía que tus clientes están solicitando es altísimo, ya que no solo te costó generar esos clientes que la solicitan, seguramente tienes más de lo que no te están pidiendo y esta merma en costos directos e indirectos resulta muy costoso.

Quedarte con exceso de inventario durante una recesión puede resultar en un problema muy serio. El inventario no se mueve tan rápido como lo hace durante una situación económica normal. Además, si la economía realmente se desacelera, es muy probable que tengas que vender inventario con descuento y posiblemente con pérdidas.

Sé más agresivo en ventas

Si tienes una sola bala para aprovechar, creo que es intentar vender lo más posible. Como decía un poco más arriba, el miedo y la incertidumbre hace que se tomen decisiones y recortes en las partes más sensibles e importantes, refiriéndome a Marketing y Ventas.

Hoy más que nunca, el foco en vender más y de mejor manera es crucial para mantener a flote y crecer. Intenta revisar de manera granular, cuáles son tus productos más eficientes, con mayor margen y enfócate en ellos. Ahora bien, hay algunos productos que, aunque tengan un margen menor, suelen ser productos o servicios estratégicos para tu empresa.

Algo muy importante a considerar, es que el valor agregado que des a tus clientes con tu producto es directamente proporcional a la posibilidad de ser una de productos o servicios que ellos corten o mantengan en una recesión. No está de más decir que, siempre debes agregar valor con tus productos a tus clientes.

Apaláncate con productos financieros eficientes para ti

Normalmente en una recesión, una de las primeras cosas que debemos cuidar son nuestras deudas. Cada empresa necesita productos y servicios financieros que se adapten a sus necesidades y flujos del negocio. Mi recomendación es que utilices los productos que se adapten también a la situación. Si tu necesidad es capital de trabajo, busca el mejor producto para eso. Si tu necesidad es capital de crecimiento, utilízalo para darle potencia a tu negocio y de la manera correcta.

Evita utilizar productos que no vayan con tu negocio y con tus necesidades, esto puede ser muy contraproducente, pero si lo haces de manera adecuada, puede resultar muy benéfico para tu empresa.

Sé “Optimista”, pero cuidado con ser “Positivo”

Hay una diferencia abismal entre ser “Optimista” y ser “Positivo”. Ser optimista es realmente entender la situación por la que estás pasando, no negarla y confiar en que, con esfuerzo, foco y estrategia, podrás salir adelante y el futuro será mejor. En cambio, ser positivo o solamente tener un “pensamiento positivo”, algunas veces lo que hace es meternos en una ceguera en la que pensamos que está bien y negamos la realidad. Eso puede hacer que nos engañemos a nosotros mismos y no actuar acorde a la situación.

Subscribete a nuestra noticias

temas a explorar

A %d blogueros les gusta esto: