Facebook Píxel – ¿Qué es y para qué sirve?

Hemos hablado bastante en los artículos anteriores acerca del píxel de Facebook, y de cómo este resulta indispensable para llevar a cabo varias de las funciones de la plataforma de publicidad, especialmente algunas de las más avanzadas que dependen directamente de la retroalimentación que podemos darle al algoritmo.

El píxel de Facebook es, en resumen, la fuente u origen de datos y medición que utiliza Facebook para medir el desempeño de las campañas. Midiendo en dónde y cuantas veces aparece este píxel Facebook puede saber cuántas personas entraron a determinado sitio y las acciones que realizaron dentro de este.

Si tienes este píxel configurado de manera correcta en tu sitio, Facebook podrá ver cuántas personas, que hicieron clic en uno de tus anuncios, entraron a tu sitio web, cuanto tiempo estuvieron, que productos vieron, si añadieron algo al carrito y si compraron algo.

Al contar con esta información, Facebook puede generar y proporcionarte métricas con base en resultados, por ejemplo: Costo por vista de contenido (Inversión total/Content Views), costo por cada artículo añadido al carrito (Inversión total/Add To Carts) y costo por venta (Inversión total/Purchases).

Si bien, esta información es muy importante para poder medir de mejor manera el desempeño de tus campañas y el retorno sobre inversión que te está generando, no es necesariamente la función principal del pixel, ya que hasta ahora solamente hemos hablado en de la información recolectada en términos cuantitativos.

El pixel no se limita a contar la cantidad de acciones que se llevan a cabo dentro de un sitio web o aplicación, también es capaz de identificar quien es la persona realizando estas acciones. Al hacer click en un anuncio de Facebook o Instagram estas, implícitamente, dando permiso a la plataforma para saber que el anuncio te pareció interesante, y una vez dentro, de ver que productos te interesaron, cuanto tiempo pasaste en el sitio y si realizaste una compra o no. Con base en estas acciones y a la información que diste voluntariamente a la plataforma al crear tu cuenta, esta puede “aprender” cuáles son tus intereses, que tipo de productos consumes, que temas te interesan, etc.

Este tipo de información o aprendizaje es la que permite que se puedan hacer segmentaciones avanzadas, no solo con base en datos demográficos como edad o sexo, sino también segmentar basándote en temas sobre los que una audiencia ha demostrado interés o en comportamientos específicos como: Personas que han comprado en internet o incluso personas similares a las que han visitado mi sitio web.

En el siguiente artículo hablaremos más a fondo sobre los diferentes tipos de audiencias que podemos crear, desde las básicas basadas en segmentación demográfica, hasta las más avanzadas que cumplen conductas o acciones específicas.

Empezando con Facebook

El éxito de una campaña de Facebook depende en gran parte de la configuración inicial de la cuenta. Para funcionar correctamente Facebook necesita saber quién está visitando la página, el comportamiento de estos visitantes dentro de la página y los objetivos que se están logrando.

El método que utiliza Facebook para lograr esto es el seguimiento de los visitantes a través del “Pixel de Facebook”, un código que debemos instalar en nuestra página, similar al de Google Analytics, que le permite saber quién entra a nuestro sitio, que páginas visita, el tiempo que permanece en ellas y las acciones que realiza, incluyendo si añade productos al carrito, si inicia el proceso de compra, el valor y cantidad de productos comprados, etc.

Con base en este “aprendizaje” la plataforma puede volver a enseñarle anuncios a personas que visitaron y no compraron, personas que abandonaron el carrito e incluso buscar personas similares a las que realizaron una compra.

Dependiendo de la plataforma de venta que estés utilizando la configuración inicial de este código de seguimiento puede ser muy fácil (Por ejemplo, en Shopify) o no tanto. La mayoría de las plataformas de comercio electrónico cuentan con módulos o “Plug Ins” que pueden facilitarte este trabajo.

Una vez que el píxel o código de seguimiento está presente en las diferentes secciones de tu sitio puedes crear tu primera campaña.

Para empezar a generar información y aprendizaje dentro de la plataforma la mejor opción son los “Anuncios Automatizados” el menú para crear estos anuncios se encuentra en la barra izquierda de la página o FanPage de tu empresa, dentro de “Centro de Anuncios”.

Haz click en “Agregar nuevo objetivo” y selecciona la opción de “Quiero conseguir más ventas Online”, en el segundo paso selecciona la imagen que quieres utilizar en tu anuncio y escribe el título y contenido de tu anuncio. En el tercer paso te recomiendo mantener la opción de audiencia pre-seleccionada (visitantes del sitio web y públicos similares), en el último paso ingresa el presupuesto diario que quieres gastar, este punto siempre es una decisión complicada, ¿Cuánto es el presupuesto correcto? Mi opinión personal, para iniciar no más de $300 pesos diarios y no menos de $100, siempre puedes ir ajustando este presupuesto con el tiempo.

Esta campaña automatizada puede ser una buena base para empezar a generar tráfico y aprendizaje dentro de la plataforma y es una buena opción para mantener como campaña “Always on” cambiando regularmente la imagen y el contenido del anuncio

¿Cómo hacer tu primera campaña de marketing digital?

¡Felicidades! Tienes un nuevo sitio de e-commerce, te aseguraste que las fotos de los productos fueran perfectas, fondo 100% blanco, tamaño correcto. Escribiste descripciones súper vendedoras, probaste que se viera perfecto en desktop y en móvil e hiciste 101 pruebas de transacciones para asegurarte que todo funciona como debe. ¡Todo está listo!

Ahora llega la pregunta del millón ¿A quién le vas a vender? Y más importante ¿Cómo se van a enterar que existes? Primera parada: ¡Facebook! Creas un fan page, invitas a toooda tu lista de amigos a que den “like”, por un momento dudas si invitar a LauGmz Frs, la amiga que no has vuelto a ver desde que iban en tercero de primaria e inmediatamente decides que si: Negocios son negocios. El número de “likes” empieza a subir al mismo ritmo que tus esperanzas, corres a Analytics, click en “Vista en tiempo real” y… cero visitantes activos.

Segunda parada: ¡Instagram! Creas un perfil, subes las mejores fotos de tus productos, configuras que los posts de Instgram aparezcan también en tu fan page de Facebook y ves el número de seguidores empezar a subir, haces click en él número para ver quiénes son estos nuevos seguidores: Tu mamá, tu mejor amigo y LauGmz Frs… Definitivamente vas a tener que hacer algo más.

Aquí las opciones empiezan a multiplicarse rápidamente, ¿Te anuncias en Facebook, Google, Twitter…? ¿Por dónde empezar? Esos botones de “Promocionar Publicación” se ven súper tentadores… sólo $50 pesos… haces click, ¿Qué acción deseas?: ¿Interacción? No, tú lo que quieres es vender, no te importan los “likes”, “Visitas al sitio web”, eso suena más atractivo… abajo aparecen otras opciones: “Conversiones”, “Ventas del catálogo”, mejor no, no entiendes bien de qué va eso y además están inactivas y no las puedes seleccionar, siguiente, “Público”, País: México, ok, siguiente, “Publicar”… Empiezas a sentir la emoción de estar apostando en Las Vegas, aparece una nueva ventana: “Tu anuncio se ha publicado con éxito”. Regresas a Analytics (siempre estuvo abierto en otro tab) el número de visitantes activos empieza a subir 1, 2, 4, 3, 2, 0, 0, 0, 0, 0… notificación de correo: “Tu publicación promocionada ha terminado…” Mmh claro que con $50 no ibas a vender nada, ¿En qué estabas pensando? Es momento de ir “All in”, click en “Volver a promocionar publicación”, presupuesto… $5,000…

Ok, si te sientes identificado… ¡¡NO LO HAGAS!! ese monstruo puede tragarse esos $5,000 en menos de una hora, y se puede comer cinco millones si lo dejas. Es momento de aprender un poco más y aumentar la probabilidad de realmente empezar a vender.

En esta serie de artículos vamos a llevarte de la mano para crear tus primeras campañas de marketing, decidir cuáles deben ser, cómo configurarlas y cómo medir correctamente que está funcionando y que no.

La primera campaña que tienes que crear no va a vender cien millones, pero es básica y una vez que la tienes puedes dejarla corriendo sin preocuparte mucho por ella, se llama “Branded.”

Entra a ads.google.com, crea una nueva cuenta, crea una nueva campaña, asegúrate de seleccionar “Sólo Búsqueda”, en la caja de palabras clave no tienes que poner mucho: El nombre exacto de tu marca, y el nombre exacto de tu producto entre comillas, puedes incluir dos o tres variaciones siempre entre comillas, resiste la tentación de poner muchos términos y de usar genéricos, no hagas caso por el momento a las “sugerencias de palabras clave”, pon un presupuesto bajo ($100 por día es suficiente), crea un anuncio describiendo tu producto y los beneficios o características principales de este. Haz click en crear y ésta será tu primer campaña, debes mantenerla prendida siempre (Puedes llamarle “Always on campaign” si quieres sonar como gurú digital).

Debes entrar a revisarla después de uno o dos días para asegurarte que no está consumiendo demasiado presupuesto y que no está apareciendo en términos de búsqueda que no vienen al caso con tu producto y después de eso puedes dejarla trabajar, revisándola sólo una vez al mes para asegurarte que todo funciona correctamente.

Una vez más ¡Felicidades! Tienes tu primera campaña de marketing, de ahora en adelante las cosas se pondrán un poco más complicadas pero valdrá la pena, en el siguiente artículo te platicaremos como decidir en dónde concentrar tus siguientes esfuerzos.